Seguidores

28 de enero de 2011

Yo quiero bailar

Billy Eliot


   Ante tal panorama amenazador, el ballet se perfila como algo imposible y vergonzoso, algo impensable para el hijo de un rudo y machote minero que considera (como casi todo el mundo) que el ballet sólo es una afición para chicas, impropia de hombres.
Pero Billy no concibe otro futuro que no sea el ballet, que ama como a su propia sangre. ¿Cómo podrá perseguir su sueño ante tanta oposición? Sólo cuenta con dos bazas: su obstinación y su excepcional talento.
Verdaderamente bello drama sobre la persecución de un sueño que casi todos condenan por imposible.



Cuando llegara el día, que un chico pueda hacer ballet sin que sea una carrera de obstáculos.

Cuando decide hacerlo, ve que esta solo y 20 chicas mas. Que se ríen, que hacen comentarios, que si es mariquita, sus padres le dicen que porque no hace otra cosa, sus amigos se avergüenzan  y le dan de lado.

Hace falta mucha fuerza interior para nadar contra corriente.
.



5 comentarios:

Steppenwolf dijo...

No se debería discriminar a nadie por su sexo o actividad, la sensibilidad no tiene sexo.
Hace tienpo, tenia una profesora que era monja y tenia bigote, le llamaba payo y ella me decía "se sienten coño".
Besos.

Julia dijo...

Creo que eso de sensibilidad, tiene poco.
¿No seria tejero quien te daba las clases?

Un besito

Kalina dijo...

Es una película preciosa. Yo tengo casos muy cercanos a mí, parecidos al de Billy.Es algo duro de verdad, pero tan gratificante cuando se consigue...

Un saludo

Ah, y sobre el comentario de mi entrada... si, realmente pienso eso, pero supongo que no es algo que esté en mi cabeza todo el tiempo. Sale cuando me siento mal y ése es el único sitio que tengo para desahogarme.

Te sigo :)

Julia dijo...

Bien venida Kalina, creo que muchos chicos que estén empezando tenían que ver la película, les daría fuerzas para seguir.

Espero que no lo tengas demasiado en tu cabeza. No se porque te encuentras así pero cuando pasa un poco de tiempo, todo lo ves de otra manera.

Y hay muchas cosas bonitas por las que seguir.

Un besito

(Alicante cuenta) dijo...

Hola Julia. Me compré la película en su momento tras verla en el cine (cuando podía ir al mismo) y es una de esas joyitas que rescato y visiono. Hace tiempo que no veo una historia tan hermosa, real pero con ese punto de ensoñación que añoramos en la gran pantalla.